Julio-Agosto 2011

Julio-Agosto 2011

Algunos escépticos se han metido en problemas al combatir las seudociencias; un caso conocidísimo es el de James Randi. Su guerra contra éstas incluyó muchas veces descalificaciones y provocaciones hacia los mismos charlatanes, actividad que le trajo demandas y todo tipo de enemigos. En México tenemos algunos ejemplos recientes.

Edgar Luis Gómez, autor de “Opinando sobre el mundo”, colega y frecuente colaborador de esta publicación, sufrió un ataque informático en su página web en donde se perdieron un gran número de artículos de su autoría. Las sospechas se dirigen a Víctor Camacho, frecuente invitado al programa de espectáculos TV DE NOCHE. Y es que Edgar estuvo debatiendo durante un buen rato en el grupo de Facebook de ese señor tratando de dar argumentos en contra de las supuestas energías positivas y negativas que rondan por doquier.

El de Daniel Zepeda, alias el Papá Escéptico, es otro caso. Aunque aún no hemos sabido de alguna demanda por parte de algún charlatán (sólo de advertencias sobre posibles demandas), creemos que se está arriesgando demasiado al enfrentar a empresas como INOVA que difunden fraudes como el de las pulseras Power Balance.

¿Edgar se merece el hackeo de su web por meterse con los charlatanes? ¿Daniel Zepeda se merece que la compañía que vende aquellas pulseras lo demande? Por supuesto que no, pero qué necesidad hay de andarse peleando con los charlatanes cuando el problema central son las seudociencias, la falta de cultura científica y pensamiento crítico.

Víctor Camacho nunca le dará la razón a Edgar; INOVA nunca le dará la razón a Daniel. Entonces, ¿por qué darse el agarrón con ellos? La pandilla de Razonando opina que la crítica a las seudociencias y la divulgación científica son dos actividades mucho más seguras y disfrutables. La situación, creemos, no consiste en pelearse cara a cara con Camacho o con INOVA, sino en dar información a los lectores potenciales sobre la inexistencia de las energías positivas y negativas así como de la supuesta fuente energética de aquellas pulseritas que se venden en el mercado.

Por eso nos parece sensacional un artículo que critica los productos milagro y que apareció hace unos meses en la revista de divulgación científica ¿CÓMO VES? (Cárdenas Guzmán, G. (2011), “Productos milagro: los riesgos para la salud”, ¿Cómo ves? México, N° 149, pp. 10-14). Con un lenguaje claro y sencillo, en ningún momento se mencionan nombres de productos o empresas. Lo que hace el autor es caracterizar el perfil de este tipo de productos que se presentan como milagrosos y brindar claves para que los lectores sepan identificarlos. He aquí un ejemplo para llevar a cabo una divulgación escéptica mucho más útil y sin riesgos.

Descargar la edición número 11 de la Revista Razonando en formato PDF

Razonando La Revista Escéptica Vol 2 Número 11

Leave a Reply