Marzo-Abril 2011

Marzo-Abril 2011

Puede que suene a justificación, no lo negamos. Lo que buscamos en Razonando no son artículos académicos llevados a cabo con la redacción más pulida y profesional. Todo lo contrario: queremos ofrecer un espacio para que cualquier escéptico pueda contarnos o explicarnos lo que desee desde su visión crítica.

Razonando es una revista electrónica que gracias a la magia en Internet puede llegar a cualquier rincón del planeta. Lo que buscamos es que nuestras ideas, nuestra manera de pensar sobre este mundo plagado de seudociencias pueda llegar a cualquier persona que lo desee sin necesidad de pagar algún centavo por ello. Así, somos una publicación independiente y gracias a ello, podemos decir las cosas tal y como son sin riesgo a ser censurados por algún empresario conservador y molesto.

Otra de las cosas que se buscan es provocar los dogmas preestablecidos e invitar a la población, como dicen por ahí, a “no creerse todo lo que piensa”. Ser críticos de lo que en nuestras mentes se ve como lo intocable, lo sagrado, lo totalitario, es un ejercicio intelectual muy sano que nos permitirá ser ciudadanos más precavidos que difícilmente serán engañados por algún charlatán o alguna figura de esas que se dicen públicas.

Así pues, quienes hacemos esta revista electrónica nos encontramos orgullosos de nuestra manera de pensar, de nuestras ideas. Sin recibir paga alguna, llevamos hasta ustedes cada bimestre (a veces con preocupante retraso, sobra decirlo) esta pequeña publicación esperando una simple recompensa: llevar a todo lector potencial las ideas producidas por la labor escéptica.

Para concluir esta breve presentación, les hemos de contar que las secciones de Noticias y de Lecturas escépticas cuentan con textos originales e inéditos. Asimismo, tres de nuestros autores en Voces escépticas continúan regalándonos textos de una gran calidad que enriquecen poderosamente estas páginas electrónicas. Otras voces escépticas están conformadas por ciudadanos con pensamiento crítico que nos honran con su participación y nos comparten sus ideas sobre cualquier tópico que súbitamente va apareciendo en los medios y que se caracteriza por ser de dudosa veracidad.

Gracias a todos ellos, y a ustedes, nuestros amables lectores, por seguir acompañándonos estos meses y ojalá continúen con nosotros, ya que Razonando llegó para quedarse.

Descargar la edición número 9 de la Revista Razonando en formato PDF

Razonando La Revista Escéptica Vol 1 Numero 9

3 Comments

  1. campanila

    ¿Se pueden razonar las sensaciones, los sentimientos, ante una serie de estímulos externos y una química interna? Muchas veces no, otras sí. Quizás suceden cosas a nuestro alrededor ante las que no tenemos una respuesta lógica, puesto que todavía no somos capaces de entender, todavía tenemos que evolucionar para comprender el por qué de muchos sucesos, premoniciones, creencias, etc. A veces el ser humano al igual que el animal se adelanta a los acontecimientos mediante sensaciones o premoniciones sin una explicación lógica, pero no por ello no existen. Lo mismo les sucede a los animales, cuando sienten que alguna catástrofe natural acecha; será el instinto de supervivencia quizás. Nosotros tenemos que apoyarnos más en la tecnología, puesto que estamos perdiendo lo esencial de la vida, los instintos en general y la sensibilidad de apreciar y sentir la naturaleza y todo lo que la rodea.
    En la actualidad, yo diría que se está haciendo caza de brujas o lo que es lo mismo, un escepticismo total con respecto a lo que no comprendemos y un rechazo a lo que no se puede comprobar de forma científica. En realidad, el escepticismo es la postura más “pasota” y “cómoda” para que nos lo den todo “mascado” como a las crías de cualquier ave. En vez de colaborar, es más fácil criticar, para obstaculizar el camino a una verdadera comprensión de todo.
    Si ha estado ahí siempre la presencia de gurús, brujas, guías espirituales, ¿porqué desecharlos ahora? ¿eso nos va a ayudar a sentirnos mejor?
    ¿Nos está pasando lo mismo que cuando en épocas pasadas alguien afirmaba que La Tierra era redonda? Pues anda que no matarían a muchos antes de confirmar que eso era cierto. No quisiera estar yo en el lugar de esos pobres “adelantados” a su época. Creo que vamos más despacio de lo que deberíamos ir, porque los obstáculos están ahí, gracias a la poca colaboración humana en asuntos desconocidos pero reales.
    ¿Por qué considerar que todo lo que ven nuestros ojos es lo único que existe en el Planeta Tierra? Nos creemos el ombligo del mundo, ese es el problema. Pero tampoco quiero decir con ello, que creamos todo lo que nos cuentan, por supuesto que no. Es bueno que haya diferentes visiones de la misma cosa, siempre y cuando se exprese con respeto, dignidad y honestidad. Cuestinar, investigar y estar abierto a nuevos mundos que aún desconocemos y que posiblemente estén ahí.
    Un saludo para los que me lean. Gracias. Pasen buen día.

    • Althea

      Campanila, Muchas gracias por tu comentario, los lectores de este blog estamos atentos a las opiniones limpias y sanas de personas buenas como tú. Tu carta se lee y uno te siente a ti, te expresas muy bien y tu manera de escribir permite ver que eres una persona educada y centrada, por lo que es un gusto leer tu opinión. Ahora permíteme que te plantee mi punto de vista y espero que si este resulta algo diferente o muy diferente del tuyo, también me trates de comprender. Mira, yo creo que las personas inteligentes y bien intencionadas, son blanco de compañías fraudulentas o charlatanes que venden la ilusión de la salud, cuando la salud lo sabemos, actualmente es un bien que si se tiene y se conserva tu vida es maravillosa; pero cuando se pierde solo se consigue ganar a un alto costo. Esto, si nos ponemos a reflexionar es lógico hasta cierto punto, ya que años de descubrimientos científicos que ahora se aplican a la salud, no han sido gratuitos, cualquier desarrollo por simple que sea, como una humilde aspirina, fue un desarrollo que ahora tenemos disponible en cualquier esquina. El problema es cuando alguien nos vende la ilusión de sentirnos mejor, pero no se ocupa realmente del padecimiento que nos está causando ese malestar. En eso nadie podemos estar de acuerdo, tu no estarías de acuerdo en que se le venda a alguien un tratamiento que sabes que no le va a ayudar a recuperar la salud, aunque le haga sentirse mejor. Por ejemplo, si tomas azúcar en alta cantidad, te vas a sentir con energías pero no te estarás nutriendo. Los escépticos, por otra parte, no son solo criticones que no están de acuerdo con nada y opinan sin ton ni son. Estas personas han sido mal interpretadas y las hacen aparecer como intolerantes, pero lo único que quieren es que la gente buena, no sea engañada ni nadie se aproveche de esa buena voluntad. Normalmente están mejor informadas porque su trabajo les ha llevado a adentrarse en áreas de la ciencia y saben que los conocimientos de la medicina herbolaria de nuestros ancestros, ya han sido recogidos por la ciencia y están a la venta en forma de medicamentos. Los remedios que no fueron útiles, fueron descartados por eso, porque realmente no ayudan a recuperar la salud. Quisiera ponerte otro ejemplo, lo mismo que el mago te cautiva con la ilusión de que extrajo una moneda de su oreja o aparece a su ayudante en una caja de madera en el escenario; el charlatán que vende la ilusión de la salud te dice que lo que te está ofreciendo a la venta (y no gratuitamente) te va a curar, cuando a lo más se le puede conceder a su producto sería que éste te va a hacer sentir mejor. Puede ser algún placebo o algún nutriente que inducirá la sensación de bienestar, pero definitivamente no te va a curar (digo, curar de verdad) el cáncer, el enfisema, la diabetes, la insuficiencia renal… Da la casualidad de que además, nos están vendiendo la ilusión demasiado cara. Las personas desahuciadas o desesperadas que se aferran a algo para no ver que van a morir son presas fáciles. No me refiero a ti, tu madurez haría que te dieras cuenta; pero definitivamente habrá quien crea en los milagros o haga caso del argumento de siempre… así se curaban nuestras abuelitas… pero la verdad es que muchas abuelitas se murieron aunque sintiéndose mejor, quizá pero no tuvieron un tratamiento especializado para sus males. Lo tuvieron quizá para sus malestares, que no es lo mismo. Ahora un ejemplo que mi vida personal. Soy una tía cariñosa y consentidora que adoro a mis sobrinos. Cuando mis sobrinos están tristes o quieren que los consienta, vienen a visitarme y les preparo un té aromático que no he conseguido en México; lo compro en aeropuertos internacionales siempre que voy de viaje. Tiene un aroma rico, es relajante y contiene cafeína, con éste té mis sobrinos se sienten tan a gusto… el aroma los relaja, la cafeína los anima y se sienten tan cobijados, tan comprendidos, amados, aceptados por su tía… que realmente yo podría decir que este té obra milagros. Pero no, este es un té de hierbas finas, que se prepara en Inglaterra desde hace cientos de años y el hecho de que no lo conozca mucha gente en México es lo que lo hace especial, pero igual no cuesta más que cualquier té importado. Imagínate que con esta información que tengo, yo empezara a vender este té como un medicamento, instruyendo a la gente que lo use para enfermedades degenerativas, que te deprimen, como las que antes mencioné. ¿No sería un crimen que esas personas, que ingenuamente me lo compraran, vendiéndolo a precio de oro, empezaran a pensar que este té es suficiente para aliviar sus males ¡Después de todo se sienten mejor !! y como consecuencia dejen de acudir a un especialista médico certificado que realmente se va a ocupar de su enfermedad más grave?. Eso es exactamente lo que los escépticos quieren evitar. No puedes culparlos por eso. Se indignan de que se tome ventaja de personas que requieren tratamientos especializados, ofreciéndoles solo la ilusión de la salud en forma de un placebo. Gracias por tu atención, simplemente quise hacer un poco de justicia a estas personas que se toman la molestia de crear este blog y la revista, creo que es muy importante que haya alguien que lo haga, ya que al gobierno se ve que no le interesa si se venden medicamentos o ilusiones.

Leave a Reply